Federación Internacional de Periodistas (FIP)
Los derechos del niño


¿Quién es responsable de la protección de los derechos de los niños?

La ratificación casi universal de la Convención sobre los Derechos del Niño refleja un compromiso mundial para con los principios de los derechos de la infancia, y al ratificar la Convención, los gobiernos declaran su intención de poner en práctica este compromiso. La tarea, sin embargo, debe involucrar no sólo a los gobiernos sino a todos los miembros de la sociedad. Las normas y los principios establecidos en la Convención solamente pueden hacerse realidad cuando todo el mundo los respete, en el marco de la familia, en las escuelas y otras instituciones que proporcionan servicios a los niños, en las comunidades y en todos los escalafones de la administración.

familias y los derechos de la infancia

La Convención sobre los Derechos del Niño subraya y confirma la importancia de las familias —y en particular de los padres y las madres— en la protección de los derechos de la infancia. Existe una percepción equivocada de que la Convención quita a los padres, las madres y otros tutores la responsabilidad de la atención de los niños y concede una mayor autoridad en esta esfera a los gobiernos. Pero no es así. En varios artículos, la Convención se refiere directamente a la función de los padres, las madres y las familias y encarga a los gobiernos la tarea de proteger y asistir a las familias en el cumplimiento de su función esencial en la crianza de sus hijos. Exhorta a los gobiernos a que respeten la responsabilidad de los padres, las madres, los tutores y otras personas encargadas de la atención cuando se trata de orientar a los niños sobre el ejercicio de sus propios derechos.
En el contexto de la Convención sobre los Derechos del Niño, nociones anticuadas como la idea de que los niños son la "propiedad" de sus padres, quienes tienen derechos absolutos sobre ellos, han sido reemplazadas por el concepto de que los padres son responsables de la protección de los derechos de sus hijos (el artículo 5 y el artículo 18). Aunque el artículo 5 deja claro que los padres tienen derechos con respecto sus hijos, estos derechos están vinculados directamente con la necesidad de que los padres y las madres promuevan y protejan los derechos de sus hijos. Las responsabilidades de los padres y las madres con respecto a los derechos de sus hijos disminuyen a medida que el niño madura, es decir, cuando los niños comienzan a comprender los valores, la cultura y las normas de su sociedad, y cuando comienzan a relacionarse con los otros sobre la base de la tolerancia, el respeto mutuo y la solidaridad entre sus familias y las comunidades. La Convención sobre los Derechos del Niño reconoce el equilibrio entre los derechos y las responsabilidades de las familias, por una parte, y la capacidad cada vez mayor de los niños para ser los actores principales en el ejercicio de sus derechos y sus responsabilidades, por otra.

Poner los principios en práctica

Por encima de todo, convertir en realidad los principios que sustentan los derechos de la infancia exige la actividad y el liderazgo de los gobiernos. Al ratificar la Convención, los estados secomprometen a tomar "todas las medidas administrativas, legislativas y de otra índole para dar efectividad a los derechos reconocidos" en la Convención (artículo 4) y a presentar informes sobre tales medidas al Comité de los Derechos del Niño, el organismo de expertos elegidos internamente que se encargan de verificar la aplicación de la Convención por parte de los Estados.

Como señaló un miembro del Comité durante el análisis de un informe de uno de los Estados, no existen medidas acertadas o equivocadas en materia de aplicación de los derechos. Lo más importante es que la Convención debe ser el punto de referencia y la inspiración de las acciones que se tomen en todas las esferas gubernamentales. Y debido a que la protección de los derechos humanos es por naturaleza un proceso permanente infinito, siempre hay posibilidades para realizar mejoras.

En sus análisis, el Comité exhorta a todas las esferas gubernamentales a que utilicen la Convención como una pauta para formular y aplicar políticas, a fin de:
  • Formular un amplio programa nacional

  • Establecer organismos o mecanismos permanentes para promover la coordinación, la verificación y la evaluación de las actividades en todos los sectores gubernamentales.

  • Velar porque todas las medidas legislativas sean plenamente compatibles con la Convención mediante su incorporación a las leyes nacionales o asegurando que sus principios tengan preferencia en los casos de conflicto con la legislación nacional.

  • Involucrar a los niños en los procesos de formulación de políticas en todas las esferas gubernamentales mediante la realización de una evaluación de los efectos de las medidas sobre los niños.

  • Analizar el gasto gubernamental para establecer la proporción de fondos públicos que se emplea en beneficio de la infancia y asegurar que estos recursos se utilicen de manera efectiva.

  • Asegurar que se recopila una cantidad suficiente de datos y se utilizan para mejorar la situación de todos los niños en todas las jurisdicciones.

  • Concienciar y difundir información sobre la Convención mediante la formación de todas las personas que participan en la formulación de políticas gubernamentales y trabajan con o para los niños.

  • Involucrar a la sociedad civil —incluidos los propios niños— en el proceso de aplicar el tratado y concienciar a la opinión pública sobre los derechos de la infancia.

  • Establecer por ley oficinas independientes —defensores del pueblo, comisiones u otras instituciones— para promover proteger los derechos de la infancia.
El Comité de los Derechos del Niño exhorta constantemente a los gobiernos a que tomen medidas especiales y formulen políticas y programas especiales destinados a los niños. De esta forma, ha contribuido al fomento de un sentimiento por el cual las cuestiones de los niños tienen una mayor prioridad política y ha promovido una mayor toma de conciencia sobre la forma en que las medidas o la falta de medidas de los gobiernos afectan a los niños.

La función de las autoridades locales

En muchos países, los gobiernos locales están asumiendo una responsabilidad mucho mayor en la protección de los derechos de la infancia. De hecho, las autoridades locales tienen una función esencial que desempeñar apoyando a otros prestadores de servicios y también en las esferas de la regulación, la aplicación y la verificación de los derechos de la infancia.

Esta función es cada vez mayor debido a que la descentralización y la reducción de las redes de bienestar social han creado un vacío en la prestación social, que ha aumentado las cargas de las autoridades locales. En muchos de estos casos, las autoridades municipales y las ramas locales de los organismos nacionales se convierten en los prestadores principales de los servicios básicos a los niños. Incluso cuando disminuye la asistencia de los niveles más altos de gobierno, las autoridades locales detentan la responsabilidad jurídica de responder como mejor puedan a la situación de los niños que viven bajo su jurisdicción.

“Para velar por el bienestar de los niños se deben adoptar medidas políticas al
más alto nivel.

Estamos decididos a hacerlo.

Declaración mundial sobre la supervivencia, la protección y el desarrollo del niño, 1990

Federación Internacional de Periodistas (FIP)
Regresar