Federación Internacional de Periodistas (FIP)
Los derechos del niño


Explotación sexual
de la niñez y adolescencia: una realidad.

A cinco años de Estocolmo: ¿Se han cumplido los compromisos?”.
Documento de Análisis y Propuestas.

La Red de Prevención y Atención de la Violencia Sexual en la Niñez y Adolescencia es un colectivo que reúne a un grupo de organizaciones de la sociedad civil y entes del Estado quienes hemos venido conformando un espacio de encuentro para aunar esfuerzos en contra de la violencia sexual.

Como una de las iniciativas emprendidas por este colectivo en este año, se convocó a un encuentro con el apoyo técnico de la Fiscalía General, denominado:

Como se sabe, en el año de 1996 se efectuó en Estocolmo, Suecia, el Primer Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de Niños, Niñas y Adolescentes, este evento al que asistieron representantes gubernamentales y de la sociedad civil de 119 países, constituyó un importante hito, a partir del cual se determinó una serie de desafíos y se pactaron acuerdos para enfrentar esta problemática.
Por ello, el encuentro propuesto por la RED tuvo como objeto, efectuar una reflexión y balance de las acciones que se habían tomado en Venezuela para cumplir con el Programa de Acción acordado en Estocolmo y como espacio que permitiera sensibilizar a una serie de sectores que tienen interés y responsabilidad en la lucha contra el abuso y la explotación sexual comercial hacia los niños/as y adolescentes.

El evento fue realizado en el Instituto de Estudios Superiores de la Fiscalía General de la República con la participación de más de cien personas, que representaron al Ministerio de Educación Cultura y Deportes, Ministerio de Salud y Desarrollo Social, Asamblea Nacional, Ministerio Público, Defensoría del Pueblo, Consejo Municipal de Derechos del Niño/a y Adolescente (Libertador, Chacao) , Consejo Estadal de Derechos (Falcón, Miranda), Fundación del Niño (Nacional, Bolívar), CONATEL, Defensorías del Niño/a y Adolescente (Miranda, Libertador, Sucre), PTJ, Policía Metropolitana, Policía Municipal de El Hatillo, Alcaldías Metropolitana, Baruta y Libertador, Zona Educativa Miranda, FONDENIMA, PLAFAM, FIEV, FIPAN, UNICEF, Grupo Así Somos, CECODAP y otros miembros de la sociedad civil.

El documento que presentamos a continuación
es el resultado de:

  • Ponencias presentadas en el evento así como las propuestas recogidas en el mismo.

  • Discusiones, Análisis y Observaciones efectuadas en diferentes reuniones de la Red de Prevención y Atención de la Violencia Sexual en la Niñez y Adolescencia.


Análisis General

La violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes, aunque siempre ha estado presente como parte de la violencia social, hoy día, en el marco socio-económico que confrontan muchos de los países, que se manifiesta no sólo por elevados niveles de pobreza en la población sino por desajustes y desintegración familiar, ruptura de valores sustantivos, ausencia de proyectos de vida que afectan a muchos sectores de la sociedad, se está revelando como uno de los problemas más severos y complejos de nuestras realidades.

Aunado a ello, el fenómeno de la globalización, las facilidades comunicacionales, la extensión de redes criminales de carácter internacional y el uso de nuevas tecnologías ofrecen unas condiciones diferentes que nos convocan a dar una perspectiva distinta en el abordaje de este problema.

Entonces para la comprensión de la violencia sexual tenemos que ir, en primer término, más allá de las explicaciones psicopatológicas o médicas y adentrarnos en las consideraciones culturales e históricas que han imprimido un sello a nuestras concepciones sobre la sexualidad, las relaciones entre las personas, el poder, la Niñez, etc. En segundo término, adoptar los principios de la doctrina de la protección integral que ofrece un marco ético y filosófico para los derechos de la Niñez y Adolescencia.

Y por último, colocarnos en una posición que nos permita vislumbrar con innovación y de cara a las nuevas modalidades de violencia sexual, estrategias diferentes de enfrentamiento a esta situación (redes sociales, participación de la comunidad y de los niños, niñas y jóvenes, control del turismo sexual, entre otras).

Por otra parte, situándonos ya en el examen de la realidad en nuestro país, a partir de las discusiones realizadas en la “Red de Prevención y Atención de la Violencia Sexual en la Niñez y Adolescencia” y de diagnósticos previos, encontramos una gran coincidencia en cuanto a lo que se consideran áreas críticas que deben tener prioridad para enfrentar este fenómeno, las cuales son:

1- La Visibilidad del problema: por una parte se expresa mediante la ausencia de estadísticas confiables, la no consideración como problema prioritario, y la falta de reconocimiento de la sociedad en general como asunto central, en especial a la explotación sexual comercial.

2- La conceptualización del problema: aún no está extendida en las instituciones y centros de decisión, así como en los profesionales que atienden la problemática, una concepción integral de la violencia sexual que conjugue los aspectos médicos, psicológicos, legales y sociales, igualmente no se ha entendido a la violencia sexual como delito que atenta en contra de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

3- Articulación: no existe una real articulación entre los sistemas de salud, educativos y de justicia. Se desconocen los procedimientos legales para la denuncia, existe una baja información de los nuevos instrumentos jurídicos que protegen frente a este delito, y no existe un efectiva retroalimentación de la información entre las instituciones que permita el seguimiento a los casos.

4- Capacitación: muchos de los funcionarios públicos que enfrentan los casos en primer lugar ( docentes, policiás, etc.) no tienen la información básica necesaria para dar la atención. Igualmente, muchos profesionales (jueces, médicos, psicólogos) mantienen concepciones y actitudes erróneas acerca de la violencia sexual que afectan el trato con las personas afectadas. Hay insuficiencia en relación a servicios especializados que atiendan a la víctima y al victimario. En muchos de los centros académicos y de formación profesional no han atendido, actualizado ni extendido en sus diseños curriculares el tema de la violencia sexual y las implicaciones éticas que como profesionales tenemos para la atención de los casos.

5- Difusión: más alla de algunas iniciativas, se observan la insuficiencia de programas y de campañas masivas de prevención que se orienten desde aspectos primordiales como los derechos de la Infancia y Adolescencia, la filosofía del buentrato, la sexualidad responsable hasta el conocimiento de aspectos básicos de la violencia sexual.

6- Control: la policía y otros órganos de la justicia, tienen que reforzar las medidas de investigación, control y punitivas a objeto de impedir la gran impunidad que se mantiene en estos delitos.

Propuestas:

Basándonos en las consideraciones anteriores y en los aportes efectuados en el marco del evento sobre el balance de Estocolmo, proponemos lo siguiente:

1- Exigir al Estado que como garante de los derechos de los niños, niñas y adolescentes cumpla con su responsabilidad de crear o consolidar políticas, programas y entidades que respondan a la problemática de la explotación sexual en la Niñez y Adolescencia.

2- Reconocer que la violencia sexual contra los niños, niñas y adolescentes, en todas sus modalidades (abuso sexual intra y extra familiar, comercio sexual y pornografía infantil y juvenil, tráfico de niños, turismo sexual) es uno de los problemas más importantes y al cual no se le ha prestado el interés debido.

3- Proponemos la creación de un Plan Nacional contra la Violencia Sexual, donde se involucren y participen TODOS los actores sociales vinculados a la solución del problema, es decir, gobiernos central, locales y regionales, empresa privada, sector universitario, organizaciones de la sociedad civil e internacionales, entre otros. Este plan debe contemplar no sólo principios y líneas generales, sino objetivos, acciones y metas que permitan alcanzar resultados a corto y mediano plazo. Igualmente debe contemplar la asignación de recursos humanos y materiales para su factibilidad.

4- El plan puede estar orientado con los lineamientos trabajados y acordados en el Congreso de Estocolmo. Debe sustentarse en el enfoque de derechos y género y puede incluir cualquier estrategia de acción local o regional que posibilite la identificación de las particularidades y prioridades a nivel de los Estados del país.

5- Se requiere dar a conocer las actividades, planes y programas y la inversión presupuestaria de los diferentes niveles de gobierno, así como la serie de acuerdos y compromisos que ha asumido el Estado venezolano a nivel nacional e internacional en esta materia, a fin de permitir la función de contraloría social que tiene que ejercer la sociedad civil y que puede servir para impulsar con mayor efectividad a estas iniciativas.

6- Exigir que de una vez por todas podamos contar con cifras reales de estos hechos, mediante el registro adecuado de los casos y situaciones de violencia sexual, con datos desagregados por variables de edad, género, etnia, etc., la consolidación de estadísticas sectoriales y la incorporación en el sistema nacional de estadísticas sociales.

7- Entendemos que el Sistema de Protección de la Niñez y Adolescencia contemplado en la LOPNA, representa uno de los aspectos claves para enfrentar el problema de la violencia sexual y por tanto exigimos la optimización de su operatividad y la creación definitiva de las instancias y programas que se requieren para velar por el fiel cumplimiento de los derechos de la Infancia y Adolescencia.

8- Se debe iniciar programas de atención a los victimarios y en especial aquellos que están en la adolescencia, lo cual puede efectuarse en proyectos conjunto entre centros académicos, organizaciones de la sociedad civil e instituciones del Estado.

9- Propiciar un entendimiento con los medios de comunicación a fin de discutir su papel en la difusión de contenidos equívocos y distorsionantes en torno a la sexualidad y la violencia, pero al mismo tiempo, reforzar la actitud de algunos comunicadores sociales y de programas de difusión que apoyan en la denuncia de hechos de esta naturaleza y contribuyen con mensajes preventivos hacia la población.

10- Impulsar y reforzar la educación sexual en todos los niveles y modalidades del sistema educativo.

11- Realizar un esfuerzo sostenido de capacitación dirigido al personal que atiende los casos, y en especial a los operadores del sistema de salud, justicia y protección de los niños, niñas y adolescentes que incluya una revisión de las creencias desde las cuales se atienden las situaciones de violencia sexual.

12- Exigir mecanismos efectivos de control y represión contra la criminalidad sexual, tomando en cuenta el uso de las nuevas tecnologías y la proliferación de redes internacionales. Se solicita por ejemplo, el control para el libre acceso a las páginas WEB de pornografía.

13- Incentivar las investigaciones en este campo a fin de obtener mayores conocimientos sobre la realidad en el país y probar modelos de intervención idóneos para este problema.

Mientras se llega a un acuerdo para el establecimiento de las propuestas esbozadas, podemos ir tomando una serie de medidas puntuales que puedan ir apuntalando inciativas gubernamentales y no gubernamentales, entre las cuales tendríamos:

  • Solicitar a la Comisión Intersectorial coordinada por el Ministerio de Educación Cultura y Deportes, que implemente como prioridad la protección y atención de la Explotación sexual comercial y no comercial en el Plan Nacional de Protección Integral.

  • Implementar una actividad urgente de recopilación y análisis de situación para precisar el estado actual de la prevención y atención de la violencia sexual, tanto a nivel gubernamental como no gubernamental, que ofrezca una base de sustentación real al Plan de Acción Nacional.

  • Exigir la revisión de los contenidos en textos, bibliografías y programas de educación sexual existentes a fin de que se garantice una concepción integral de la sexualidad y no sólo una información biologicista.

  • Igualmente solicitar que en la información trasmitida se trabaje desde la óptica de los derechos y del eje transversal en valores.

  • Realizar campaña informativa a la población para que conozca el problema, los sitios dónde puede atenderse y para que exija una atención integral y de calidad.

  • Propiciar encuentros, eventos, foros, mesas de diálogo, o cualquier espacio de discusión que acerquen a las diferentes instancias gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil, empresa privada, etc. para intercambiar opiniones y propuestas para los diferentes aspectos de la violencia sexual.

  • Fortalecer la Red de Prevención y Atención de la Violencia Sexual en la Niñez y Adolescencia


Documentos consultados

1- Congreso Mundial contra la Explotación Sexual Comercial de
los Niños. Declaración y Programa de Acción. Estocolomo,
Suecia 1996.

2- Consulta a organizaciones que trabajan con el tema del
abuso sexual en niños, ninas y adolescentes. Eva Duarte O.
Proyecto CECODAP/BICE 1998.

3- Declaración de San José: Tolerancia Cero . Consulta Regional sobre Violencia Sexual hacia los niños, niñas y adolescentes -
Febrero de 2001.

4- Exposición de Dra. Nancy Montero en el Encuentro
“Explotación sexual de la Niñez y Adolescencia: una Realidad.
A cinco años de Estocolmo:
¿Se han cumplido los compromisos?”.
Caracas, 20 de Julio 2001

5- Exposición de Lic. Oscar Misle - en el Encuentro “Explotación sexual de la Niñez y Adolescencia: una Realidad. A cinco años de Estocolmo: ¿Se han cumplido los compromisos?”. Caracas, 20 de Julio 2001

Redacción: Eva Duarte O.
Red de Prevención de la Violencia Sexual
en la Ninez y Adolescencia.
Octubre 2001.

Federación Internacional de Periodistas (FIP)
Regresar